Corporativo

contenidos corporativos

El restaurante

Comerás mejor que en casa

No es de extrañar que este restaurante desde fuera parezca una casa más de Higueruelas, sin embargo Ca Vicentica es más que una casa. Desde 1850 han pasado por ella cuatro generaciones que ahora se encuentran enlazadas por el amor y el esfuerzo de Celia, su marido y sus dos hijas.

La casa perteneció ya a sus bisabuelos, que la usaron como vivienda  y más tarde pasó a sus abuelos y padres, que la utilizaron como corral. Cuando se propusieron llevar a cabo este proyecto el edificio se encontraba casi en ruinas y los vecinos no lograban comprender porqué no lo tiraban para construir un nuevo inmueble.

Sin embargo Celia es, además de una enamorada de su pueblo, una persona luchadora y convencida de las posibilidades turísticas de este rincón encantador de la Serranía del Turia, que es Higueruelas. Por ello se esforzó por conservar al máximo los materiales originales: desde la primera de las tejas, hasta el último detalle del enyesado de las paredes, en el que todavía podemos observar las huellas de los dedos de su abuelo.

Gracias a esta decisión,  Ca Vicentica se ha convertido en uno de los lugares más singulares de toda la provincia de Valencia. El increíble gusto y cuidado con el que sus dueños han sabido combinar el legado familiar con una decoración actualizada y natural, hacen de éste un espacio idóneo para pasar ratos inolvidables. Y todo ello antes de saborear los platos tradicionales y de autor, realizados con productos frescos y servidos con la amabilidad propia de una madre...no querrás marcharte nunca!


Al entrar en Ca Vicentica uno sabe que se encuentra en un lugar especial, hay algo en el ambiente que transmite un cierto magnetismo. Pero esto no ha hecho más que empezar: cuando saboreemos una deliciosa cazuela de morcilla y piquillos acompañada de un buen vino serrano, la casa nos habrá conquistado para siempre.